Habrá comilona y cumbre de la diabetes

“Los reporteros no pueden ingresar todavía”, me dice el policía, al tiempo que me pone la mano en mi reluciente credencial de periodista colgada al cuello, con inconfundible voz de autoridad, cuando trato de entrar al Centro de Convenciones de Cartagena.
Estuve a punto de estamparle un beso en la frente, pues me devolvió a aquellos años inolvidables en que cubría los sucesos en mitad de la calle, y me liaba a trompadas con los policías por meterme donde no debía. Dios se lo pague.

Cuando me dejan pasar, lo primero que experimento es una lluvia de colorines que me

Article source: http://www.eltiempo.com/politica/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-11556071.html

¿Disfrutaste esta entrada? Por qué no dejas un comentario abajo y continúas la conversación, o te suscribes a mi feed y obtienes artículos como este enviados a tu lector de feeds.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Disculpa,el formulario de comentarios esta cerrado en estos momentos.