El 40% de las personas que tienen diabetes tipo 2 pueden …

MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) –

   El 40 por ciento de las personas que tienen diabetes tipo 2 pueden desarrollar también nefropatía diabética, una de las complicaciones más graves y frecuentes de la patología y que supone la primera causa de enfermedad renal crónica en España.

   Según ha asegurado el presidente de la Sociedad Española de Nefrología y jefe de la División de Diálisis del Hospital Universitario de Bellvitge (Barcelona), Alberto Martínez Castelao, en el marco del 54º Congreso de la SEEN, en España existen “armas” para identificar la enfermedad renal crónica a tiempo y frenar la evolución hacia una pérdida de la función de los riñones.

   En concreto, mediante la realización de dos sencillos análisis de sangre y de orina es posible conocer el estado de este órgano tan importante para nuestra salud. “Una de las principales señales de alarma que lanza el riñón, incluso antes de que esté enfermo, consiste en que éste deja escapar pequeñas cantidades de albúmina en la orina”, ha explicado Martínez Castelao para recalcar que, por otra parte, “la estimación de la tasa de filtración glomerular en sangre nos permitirá conocer el porcentaje de funcionamiento de los riñones”.

   Asimismo, el mayor reto en la prevención de la enfermedad renal crónica y la nefropatía diabética es la inexistencia de síntomas en los primeros estadios de la enfermedad. Este hecho provoca que muchas personas la padezcan sin saberlo. Y es que, se estima que la enfermedad renal oculta tiene una prevalencia del 7,9 por ciento en España.

   Por otro lado, el paciente a menudo no es consciente de la relación entre diabetes y riñón. Sin embargo, este experto ha recordado que desde las sociedades médicas cada vez se están realizando más campañas de educación para subrayar la importancia que tiene cuidarse y tener en cuenta los factores de riesgo relacionados con la diabetes como, por ejemplo, el tabaquismo, el colesterol, la obesidad o la hipertensión arterial.

   Es por ello, por lo que Martínez Castelao ha defendido que la atención del paciente diabético se realice desde un enfoque multidisciplinar con el fin de controlar la enfermedad de forma global e integrada entre todas las especialidades médicas que manejan a este tipo de paciente y no sólo desde Atención Primaria o endocrinología.

   Los niveles altos de glucosa en sangre, además, no sólo dañan los filtros de los riñones, sino que pueden afectar otras partes del organismo, especialmente aquellas zonas en las que los nervios y los vasos sanguíneos desempeñan una función vital.

TAMBIÉN PARA PACIENTES CON DECLIVE DE LA FUNCIÓN RENAL

   Asimismo, durante su intervención este experto se ha referido a la importancia del riñón en el manejo de la diabetes tipo 2 y ha señalado que “no todos los antidiabéticos orales están indicados para pacientes con diabetes tipo 2 e insuficiencia renal”.

   “Linagliptina cubre un espacio que no estaba satisfecho hasta el momento, ya que se trata del primer tratamiento que se puede utilizar con total seguridad en personas con diabetes tipo dos que se encuentran en los últimos estadios –4 y 5– de la enfermedad renal crónica, tal y como han demostrado los estudios realizados hasta el momento. Esto es debido a que linagliptina se excreta sin metabolizar por vía biliar y por el intestino y no por vía renal, a diferencia de otros inhibidores de la DPP-4″, ha concluido.

¿Disfrutaste esta entrada? Por qué no dejas un comentario abajo y continúas la conversación, o te suscribes a mi feed y obtienes artículos como este enviados a tu lector de feeds.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Disculpa,el formulario de comentarios esta cerrado en estos momentos.