Asocian la diabetes con problemas de memoria en los ancianos

Un nuevo estudio publicado recientemente en Archives of Neurology, muestra que los ancianos que padecen diabetes tipo 2 sufrían un deterioro cognitivo mucho más acelerado que personas de edades similares que no padecen la enfermedad.

El nivel de deterioro era mayor cuanto menor era el grado de atención a la enfermedad (inactividad física, dieta inadecuada). Por otro lado, el deterioro cognitivo era evidente no sólo en personas con diabetes grave, o que ya tenían diabetes al comienzo del estudio; ya que los investigadores vieron que las personas que no tenían diabetes al comienzo del experimento pero que la desarrollaron durante el período de estudio, también sufrían pérdidas de memoria y de atención superiores a las de las personas que no sufren diabetes.

Los investigadores analizaron los datos de unos 3.000 estadounidenses de una edad media de 74 años. Cuando comenzó el estudio, un 23 % de ellos padecía diabetes. Un 5 % adicional desarrolló diabetes durante los diez años que se prolongó el estudio. Aunque el estudio no distingue entre diabetes tipo 1 y tipo 2, dada la edad media de los participantes lo más probable es que la gran mayoría de ellos padeciera diabetes tipo 2.

Durante el estudio, los participantes fueron sometidos regularmente a pruebas cognitivas que evaluaban su memoria, coordinación, destreza y capacidad de concentración, así como su salud mental general. Al comienzo del estudio, las personas con diabetes tenían unos resultados medios ligeramente por debajo de la de los participantes que estaban libres de diabetes.

Al cabo de nueve años, esta diferencia se había ampliado de forma significativa, manteniéndose tras ajustar los resultados en base a factores como edad, raza, género y nivel de estudios.

También comprobaron que los participantes que no tenían diabetes al comienzo de estudio y lo desarrollaron durante esos nueve años tenían unos resultados inferiores a los del grupo sin diabetes, pero superiores a los del grupo que padecía diabetes inicialmente. Por otra parte, los investigadores midieron los niveles de hemoglobina glicosilada en sangre, viendo que un nivel alto de esta proteína en sangre era el factor que mejor predecía el deterioro cognitivo.

Algunos científicos proponen la teoría de que la inflamación y las lesiones vasculares causadas por niveles de azúcar en sangre crónicamente elevados podrían ser la causa, aunque esta posible explicación todavía no ha podido ser demostrada con evidencias científicas sólidas.

Las conclusiones de la investigación sugerirían que una terapia agresiva para prevenir la diabetes en personas jóvenes o de mediana edad podría ayudar a prevenir el deterioro cognitivo durante etapas posteriores. Esto no sería válido para las personas de mayor edad, pues los autores advierten de que dichas terapias podrían ser contraproducentes para tratar a enfermos de diabetes de edad avanzada, dado que estos pueden ser muy vulnerables a la hipoglucemia (niveles bajos de azúcar en sangre) y a complicaciones ocasionadas por otras medicaciones.

De confirmarse la asociación entre diabetes y deterioro cognitivo, tendría importantes repercusiones de cara a la sanidad pública, debido a la cada vez mayor incidencia de diabetes y obesidad en todo el mundo y al envejecimiento creciente de la población en los países del primer mundo.

¿Disfrutaste esta entrada? Por qué no dejas un comentario abajo y continúas la conversación, o te suscribes a mi feed y obtienes artículos como este enviados a tu lector de feeds.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Disculpa,el formulario de comentarios esta cerrado en estos momentos.