Dieta del pomelo

Bajo la denominación de “dieta del pomelo” se encuentran varias dietas cuyo denominador común es el uso de dicha fruta como alimento principal, y que se presenta en ocasiones como una dieta para usar “en caso de emergencia” y perder peso rápidamente.

En alguna de ellas se recomienda comer durante tres días alternos únicamente el pomelo, y el resto ingerir otros alimentos variados, incluyendo carnes grasas, pescados o ensaladas. En otras modalidades el pomelo es la base de la dieta todos los días y se complementa con otros alimentos bajos en calorías. En algunas recomendaciones de la dieta del pomelo se dice que se puede llegar a adelgazar hasta 8 Kg. en una semana.

Se trata de una dieta con varios inconvenientes, entre los que se encuentran el bajo aporte calórico, muy por debajo del necesario. Al reducir dicho aporte calórico y favorecer la pérdida de líquidos sí puede conllevar una disminución relativamente rápida de peso, pero del mismo modo los Kg. perdidos vuelven a recuperarse con facilidad.

La pérdida de líquidos puede llegar a ser peligrosa, especialmente en determinadas personas con mayor riesgo de deshidratación, y en las estaciones calurosas, y sobre todo si la dieta se mantiene en el tiempo.

Además, la dieta no brinda un aporte adecuado de los principales principios inmediatos. Una dieta sana debería proporcionar un adecuado aporte calórico y de principios inmediatos (hidratos de carbono, lípidos, proteínas) y de vitaminas y minerales, para lo que es aconsejable planificar los alimentos diarios conforme a una pauta equilibrada.